Guantanamera

Deutsche Übersetzung

La historia que se nos cuenta pasa en la isla de Cuba y en la actualidad.

El traslado de los restos mortales de la tia de la protagonista (una joven profesora universitaria) desde Guantanamo hasta La Havanna, da lugar para que pasen toda clase de sucesos en uns país en que lo que más cuenta es el saber salir de apuro, hasta llegar a una cierta picaresca en el desarrollo de lo cotidiano. Una vida casi paupérnica cansada por el tan sabido y trillado enfrentamionto entre lo que queda de un socialismo pretendido puro y duro y la politica del occidente.

Es, pues, en este mundo pícaro cubano donde el espectador acompañará el furgón fúnebre a través de varias provincias hasta llegar a la Capital de la isla.

La historia paralela de un camión y su chófer - un ex alumno de la protagonista - va a contarse casi inmediatamente al empezar el hilo conductor de la película: es decir el entierro que pasa a través de la Isla.

En medio de una sana ironía y de una saludable carga de humor, no excentro de un pudico y velado sentimiento por el dolor de la precariedad en que se ve sumida la vida actual de los cubanos, vamos acompañando por separado a los dos medios de locomoción: el coche fúnebre y el camión.

Poco a poco y de manera hábil y graciosa se deslizan, cada vez con más frecuencia, las situaciones en que los dos convoyes cruzándose se encuentran, originando las cómicas, pero cuán veridicas escenas, de la vida real de los cubanos actuales. Hasta llegar al desenlace y un tanto previsible final feliz. Final lleno de poesía y romanticismo en el viejo cementerio de La Havanna. Sin embargo y siempre velado por un púdico humor (sobre todo en esta última escena) que nos hace aceptable e incluso deseable el adulterio a que van camino los dos amantes protagonistas. Es decir el Chófer del camion y la Profesora. Mientras y amparados por el aguacero, van camino de lo que todos creemos y deseamos sea la felicidad, dejando al marido burlado subido en un viejo pedestal de una trasnochada gloria socialista.

La pelicula puede tener obviamente diferentes clases de lectura que van desde la lineal hasta la simbólica. Si nos detenemos en esta forma son bastantes las secuencias en que el espectador puede gozar al descubrir una lectura cargada de gran poesía. Basta sólo pensar en los "romances de ciego". La imagen tan conocida y familiar del mundo hispanico y latino (pensemos en él "cantastorie" italiano). El cieguecillo cantor de romances o "hechos" como se dice vulgarmente. Personaje de los mercados que se sirve casi siempre de una conocida tonada para narrar cantando la histora o "hecho" que cautiva el interés de la gente, cliente del mercado; lugar done y hasta hace poco, se exibían dichos de populares personajes. En la pelicula no vemos si existe esta escena, pero sí que oímos la voz de un cantor que, cual cieguecillo de mercado o "cantastorie", se sirve de la popularísima melodía de la Guajira Guantanamera para narrarnos los episodios de las principales escenas o "hechos" que se desarrollan delante de nuestros ojos, tal y a la manera da estos sabrocísimos cantores populares. Así disfrutamos doblemente, pues todos conocemos la música de la guajira celébre mientras disfrutamos, sonreimos y nos deleitamos con la nueva letra salida de la ingenuividad y picardía del cantor, que "inventa" una letra acoplada a la conocida melodía para puntualizar cada nueva escena de la película.

No olvidemos el momento del abrazo amoroso de los protagonistas delante del paso a nivel mientras el tren, que la guardabarrera tiene parado, se pone inesperadamente para los dos enamorados en marcha. Momento de sin par comi cidad, pero cargado de una alusión indiscutible. Es casi un aviso para la Profesora y el Chófer. Parece que se les dice: "Tomad, tomad este tren que tras vosotros pasa. Cogedlo ahora que todaviá estáis a tiempo, porque en cuanto haya pasado ... Tren de la vida que sólo se detiene contadas veces frente al amor."

Otra escena clave dentro del simbolismo es la de las flores. Una roja color de la pasión, de la vida. Vida que el Destino está ofreciendo a la protagonista. Flor que ella misma acaba de arrancar. Frente a la florecilla malva, el clásico nomeolvides, que resibe casi en sueños el viejo amante de la difunta. Color el malva que nos anuncia, en manos del buen hombre, la llamada del más allá, es decir de la muerte.

No es posible extenderse más en este camino sín el peligro de contar la película al lector. A él como espectador de saber más figuras que se ofrecen para poce de una buena lectura y comprención del film. Los dos ejemplos son casi de los más sencillos para un observador. Pero hay que saber encontrar los otros; basta pensar en la escena de los bocadillos que da la funeraria y en la avidez del marido comiéndose el pan...

Película destinada a durar en el recuerdo de la mente del espectador. En su sencillez esconde la gran inteligencia, habiliad y soltura del realizador. Es sin duda alguna una lección de buen cine.

Amanda Gross


Filmbeschreibung
[ Homepage ]
© Copyright 1995 Amanda Gross
© Copyright 1995 Cinenet